¡Odian los libros!, Atacan a pedradas Biblioteca Víctor Yodo, Juchitán | NVI Istmo Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

¡Odian los libros!, Atacan a pedradas Biblioteca Víctor Yodo, Juchitán

Gerardo Valdivieso Parada

JUCHITÁN, Oaxaca.- La familia Pineda Santiago denunció el ataque a pedradas que sufrió la biblioteca popular Víctor Yodo,  con lo cual quebraron los cristales de una de las ventanas del edificio ubicado en la Séptima Sección.

“Este fin de semana de nueva cuenta los que odian los libros y el arte, lanzaron piedras contra la Biblioteca Popular Víctor Yodo. Rompieron otro cristal, recientemente habíamos cambiado uno que también rompieron a pedradas”, informaron en un comunicado.

“Esta Biblioteca no tiene ningún recurso económico de parte de ninguna autoridad. Claro que hemos pedido, no cientos, sino miles de veces esos apoyos, pero todos los gobiernos dicen que no tienen recursos para esta biblioteca, entonces la familia Pineda-Santiago asume los gastos de
mantenimiento del espacio”.

Aseveraron que reciben el tequio de amigos para talleres, limpieza, o donación de libros y juegos para las infancias y juventudes que visitan la biblioteca pero que “aun así, a veces es muy cansado intentar sostener un espacio en medio de la violencia”.

La Biblioteca Popular Víctor Yodo se creó primero con el Ayuntamiento Popular en 1981 que funcionó arriba del edificio Símbolos Patrios, con muchos libros donados de la biblioteca personal de Macario Matus, hasta que en 1983 con la desaparición de poderes por parte de la Cámara Local y la toma por parte de elementos del ejército del

Palacio Municipal, priistas aprovecharon para quemar la biblioteca.

En 1985 se volvió a crear en la casa Antonio Santiago Jiménez, suegro de Víctor Pineda Henestrosa, sobre la calle Constitución y para evitar ataques a la biblioteca por cuestiones políticas se le puso el nombre del compositor juchiteco Eustaquio Jiménez Girón.

En el 2000 la esposa del desparecido político, Cándida Santiago, reunió fondos con el apoyo de familiares, amigos, vecinos de la comunidad, maestros de la Sección 22 y de su propio dinero se logró adquirir el terreno en donde actualmente se encuentra la biblioteca en calle Libertad casi esquina con Insurgentes.

Un año después se logró construir la primera planta con lo que se abrió la biblioteca, tiempo después se consiguió el recurso para construir la segunda planta, en cuanto a los libros con que cuenta sobre todo en zapoteco, reconocieron el apoyo del pintor Francisco Toledo que a través del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) donó un gran acervo de libros.

La noticia del ataque a la biblioteca de la Séptima Sección, atrajo el apoyo de personajes de la cultura y escritores que no sólo brindaron su solidaridad sino se ofrecieron a apoyar al mejoramiento de la biblioteca.